Desde el día que ví por primera vez la película “Drácula” (la versión de Coppola) en el cine , siempre me ha fascinado la absenta.

En Drácula, Mina se encuentra por la noche con el muerto viviente en un romántico café. La escena comienza con un primer plano de un vaso lleno de absenta, mientras se escucha la voz de Drácula diciendo:

La absenta es el afrodisíaco del alma. El hada verde que vive en la absenta quiere arrebatarte el alma

La absenta, el LSD de la época victoriana, según Coppola, convierte a Mina en una bestia sexual de otro mundo.

La absenta, el “hada verde”

ABSINTHE BOURGEOIS (MOURGUE Brothers - Late 19th - Art Nouveau)La absenta es una bebida con alto contenido alcohólico (de hasta 89,9°) y con sabor muy similar al licor de anís confeccionada a base de hierbas y flores de plantas medicinales y aromáticas, con predominio del ajenjo. Aunque es considerada un licor, no lo es, pues la absenta no contiene azúcar añadido.

El nombre proviene, en su origen de la palabra griega para denominar la planta del ajenjo y significaba “no potable”, ἀψίνθιον (leído “apsinthion“), que derivó en la latina absinthĭum y, a su vez, fue transformada por los franceses en absinthe.

Apodada la fée verte (“el hada verde“), cuando se le añade agua fría, la bebida se transforma en la esencia lechosa louche.

Comenzó siendo un elixir en Suiza, pero donde se hizo popular fue en Francia debido a la asociación entre los artistas y escritores románticos que tomaban esta bebida en el París de la última parte del siglo XIX hasta que se prohibió su producción en 1915.

La marca más popular de absenta durante los años iniciales fue Pernod Fils y hoy continúa siéndolo mundialmente.

Composición y presentación

La absenta se elabora a base de hierbas medicinales y flores aromáticas. La principal de ellas es la Artemisia absinthium o absenta grande, acompañada del  el hinojo y el anís verde (composición conocida como “la santa trinidad”).

Absinthe RobetteEl resto de hierbas dependen del gusto o toque particular de cada fabricante pero, en general, son típicamente utilizadas la melisa, el hisopo y el regaliz.
Tampoco es raro encontrar en la fórmula la angélica, el cálamo, las hojas de dictamnus, el cilantro, la verónica, el enebro o la nuez moscada.

El color característico de la bebida procede de la clorofila de la  Artemisia absinthium y, en función de los ingredientes, refleja una serie de matices que van desde el verde esmeralda, al amarillo verdoso y el marrón.

Históricamente se comercializaba en cinco grados de alcohol diferentes que, en orden creciente de contenido alcohólico, recibían los nombres de: ordinaire, demi-fine, fine, supérieure y Suisse.

Actualmente, la mayoría de las marcas de absenta del mercado contienen entre un 60% y 75% de alcohol.
Existen numerosas variedades que, para acentuar su sabor, utilizan menta, hierbabuena e incluso cannabis. Debido a su composición, no se recomienda beber elevadas cantidades en una misma sesión.

La forma de servir esta bebida está acompañada de un ritual que también contribuye a la leyenda.

Tradicionalmente la absenta se servía en un vaso de cristal junto con un terrón de azúcar que se colocaba sobre una típica cuchara que presenta perforaciones en la cazoleta y que se sostenía en la parte superior del vaso.

Cómo preparar y tomar la absentaJunto con el vaso, la cuchara y el azucarillo, se servía una jarra de agua fría que se utilizaba para rebajar la mezcla de absenta, desde 1/3 hasta 1/5, vertiendo el agua lentamente a través del azúcar. La mezcla con agua adquiere una tonalidad opalescente, lechosa, que los entendidos denominan por su expresión francesa: louche (opaco).

A medida que esta bebida fue popularizándose, comenzó a instalarse en los bares grifos de agua fría en el centro de las mesas para que los clientes pudieran rebajar la absenta a su gusto.

Puesto que los componentes no son solubles en agua, el contenido debe beberse de un trago.

En cuanto a los vasos en los que se sirve la absenta, son muy variados y extraños. El más adecuado es uno con una especie de abultamiento o burbuja en la base, con la medida habitual de una onza.

La absenta y la controversia sobre las alucinaciones causadas por ella

A lo largo de los años, una leyenda negra ha acompañado a esta bebida. Se cree que ingerir una cierta cantidad de absenta causa alucinaciones.

Bebida por excelencia de los bohemios de la época, el escritor Oscar Wilde describió así los efectos de la absenta:

Después del primer vaso, uno ve las cosas como le gustaría que fuesen. Después del segundo, uno ve las cosas que no existen. Finalmente, uno acaba viendo las cosas tal y como son, y eso es lo más horrible que puede ocurrir.

En 1905 un ciudadano suizo asesinó a su familia bajo los efectos de la absenta, por lo que dicha bebida fue declarada venenosa y, más tarde, fue prohibida en todo el mundo, situación que se ha mantenido durante más de medio siglo hasta que, con una creciente demanda, cada vez más países han ido levantando la prohibición, aunque condicionando el proceso de producción del destilado a una cantidad máxima de tuyonas, un principio activo que, en una elevada concentración, produce alucinaciones, pudiendo dañar el cerebro.

Tomando absentaHoy en día permanece prohibida su venta en algunos estados de Estados Unidos.

En realidad, numerosos estudios demuestran que no es más peligrosa que el resto de bebidas y que sus efectos los provoca el abuso de cualquier bebida alcohólica.

 

La leyenda procede, seguramente, de que a finales del siglo XIX se elaboraba absenta falsificada, adulterada en ocasiones incluso con virutas de cobre, zinc o índigo para conseguir ese color verde característico.
Se llegó a adulterar incluso con cloruro de antimonio para producir el efecto louche lo que hizo que se ganara la fama de inductora a la alucinación.

No obstante, conviene recordar que muchas de las hierbas empleadas en la elaboración pueden ser venenosas en grandes concentraciones. Es por esta razón por la que se aconseja la absenta no se beba sola en grandes cantidades.

La absenta y el arte

Aunque el mundo del arte fue especialmente aficionado a todo tipo de sustancias alucinógenas, la absenta, aunque ya había sido inventada en Suiza, en el siglo VXIII, como elixir medicinal, se convirtió en la reina de las bebidas alcohólicas preferidas por la bohemia de finales del siglo XIX y principios del XX.

Su popularidad era debida a su precio, mucho más económico que el del vino.

Los artistas de finales del siglo XIX y principios del XX, tales como Oscar Wilde, Vincent Van Gogh, Charles Baudelaire, Arthur Rimbaud, Manet, Picasso, Degas, Ernest Hemingway, entre otros, consumían absenta en busca de inspiración.

Oscar Wilde llegó a escribir:

¿Cuál es la diferencia entre un vaso de absenta y el ocaso?

Se dice que Toulousse-Lautrec la consumía transportándola en un bastón hueco. También existe la creencia de que fue el consumo abusivo de absenta el que motivó que Van Gogh, en 1888, en pleno delirio, se cortara una oreja y se la enviara a una joven prostituta de la que estaba enamorado.

Viktor Oliva"El bebedor de absenta" (Viktor Oliva, 1861-1928) (1861-1928), pintor e ilustrador nacido en Bohemia, se formó en Praga y Munich, trasladándose a París en 1888, donde descubrió los placeres de la absenta. Trabajó un tiempo para su local preferido de Praga, el Café Slavia, donde aún se puede ver su obra más famosa: “El bebedor de absenta” (1901).

Albert Maignan "La musa verde"

El pintor Albert Maignan, en su obra “La musa verde” (1895) da un enfoque muy similar al de Oliva. La absenta es una mujer, un hada que sale de una botella de absenta con la cara sonriente, mientras envuelve el cuerpo del adicto escritor cuyos escritos, esparcidos por el suelo, muestran el desorden y la confusión.

Otros autores enfocan el mundo de la absenta desde un punto de vista menos onírico y más real, con imágenes costumbristas en las que los personajes marginales, los alcohólicos o las prostitutas se sientan ante un vaso de absenta disfrutando en solitario de su vicio pernicioso.

Estos personajes suelen aparecer representados en completo aislamiento del mundo, sin compartir mesa.

La absenta y el arte

La absenta y el arte

La absenta y el arte

La absenta y el cine

La absenta es una bebida muy presente en la historia del cine.

Como ya hemos comentado, en la versión de “Drácula” de Francis Ford Coppola de 1992, ya se habla de ella y puede verse a Gary Oldman invitando a Winona Ryder a tomarla.

Paul Verlaine aparece bebiéndola en “Vidas al Límite” (“Total Eclipse“, 1995). También en “El Impostor” (“Deceiver“, 1997), el personaje de Tim Roth también aparece tomándola.

En “Desde el Infierno” (“From Hell“, 2001), Johnny Depp mezcla láudano con absenta.

En “Moulin Rouge” (2001), Ewan McGregor la bebe cuando conoce a sus nuevos amigos bohemios, entre ellos Toulouse-Lautrec.

También aparece en “Van Helsing” (2004) o en la readaptación de “Alfie” (2004), en la que se detalla el ritual de preparación de la absenta. Liz, personaje interpretado por Susan Sarandon, ofrece a Alfie (Jude Law) la experiencia de conocer el hada verde antes de hacer el amor.

En el film independiente “Euroviaje” (“Eurotrip“, 2004) cuando los protagonistas están en Bratislava, deciden pedir una botella de absenta y comentan entre ellos que en Estados Unidos esa bebida es ilegal por provocar alucinaciones. Después de haberla bebido, comienzan a ver un hada volando alrededor de ellos.

El ritual de la absenta aparece en el vídeo de NINE INCH NAILS, “The Perfect Drug, del disco de la banda sonora de la película “Carretera Perdida” (“Lost Highway“) de David Lynch.

Actualización del 8 de junio de 2012:

Añadido el fragmento de la película de Drácula, en versión doblada al español, en que se hace mención a la absenta.

 

2 Comentarios

Deja un comentario