Ayer por la noche elegimos ver una película que tenía planeado ver desde hace años.

Se trata de "Cube" (1997), una película a la que precede un halo de misterio pero que, a pesar de ello, parece muy famosa. ¿Quién no ha visto el cartel promocional alguna vez? 

El planteamiento inicial del argumento me parece brillante y muy innovador para la época: una serie de personas aparecen dentro de un cuarto metálico de reducidas dimensiones, comunicado por otros cuartos de las mismas dimensiones y aspecto similar. No recuerdan cómo llegaron allí ni saben cuál es el motivo. Con el tiempo descubren que algunos de ellos esconden trampas mortales.

En mi opinión, el desarrollo de la película es interesante. Realmente te mantiene pegado a la pantalla. Es más, la escena inicial es una de las más impactantes de cuantas hayamos podido ver, y recuerda a la famosa escena de "Scanners" (1991).

El problema es que, además de un inevitable ritmo lento en algunos momentos, se va observando una suave pero constante decadencia en el guión, desde un comienzo muy propio del cine independiente y de culto, hacia un producto más o menos hollywoodiense, con lo que ello conlleva, al menos, en lo referente a ciertos estereotipos observables en los personajes. 

El final forma parte de ese proceso de decadencia de un film que arranca casi como un experimento y termina como un producto de consumo.

Dado que hace años disfrutamos de la extraña película "Pi" (1998), ya imaginábamos que guardaría similitudes con "Cube".

Así es, en ambas se observa el recurso a las matemáticas y la numerología como ciencias vitales. También en ambas el ambiente que rodea a los personajes es claustrofóbico.

Pero a diferencia de "Cube", "Pi" está mucho mejor desarrollada y en ella no se ven flecos ni indulgencia al cine de consumo.

Por cierto, la base argumental de la película me recuerda mucho a al capítulo "Juego de Niños" ("Child’s Play") de la extraña y bastante desconocida serie británica de televisión "Teatro de Misterio" ("Hammer House of Mystery and Terror", en la que una familia despierta en su casa que, misteriosamente, aparece rodeada por un muro que bloquea puertas y ventanas.

 

Deja un comentario