Esta mañana nos hemos acercado a la estación de servicio cercana al pueblo.

Allí hemos comentado que es una pena que, en España, las estaciones de servicio y gasolineras no funcionen como en otros países más desarrollados, como Estados Unidos y Noruega, donde la vida parece girar en torno a las estaciones de servicio, con su estupenda comida disponible, películas y música a precios muy razonables, ¡¡ y hasta incluso flores !! (como en Noruega).

Pues bien, en la tienda de dicha gasolinera, junto con un montón de juguetes y recuerdos de viaje, hemos encontrado a esta pareja tan kawaii.

La primera idea ha sido la de comprar el diablillo, pero al final nos ha dado pena dejar sola a la niña angelito (no decían que los ángeles no tienen sexo ?!), así que la pareja se ha venido para casa.

¿A quién me recordarán…? 😉

Compartir
Artículo anteriorREFLEXIONES
Artículo siguienteLA TRIBU DE LOS QUILEUTE
Nos gusta viajar, el cine y la música. O sea, como todo el mundo... ¿o no?

Deja un comentario