Después del opíparo desayuno, hemos salido del precioso pub y nos hemos encontrado, justo en la puerta, que lo que las vallas que vimos al entrar ya estaban colocadas y un numeroso grupo de personas se apretujaban para ver el desfile de Año Nuevo ("London's New Year's Day Parade").

Aunque al principio de la mañana no nos apetecía mucho ver este desfile, por lo que significaba esperar a que comenzara, dado que ya estaba a punto de pasar, nos hemos animado.

 

Y la experiencia ha sido estupenda. Nos ha encantado.

 

No estamos acostumbrados a desfiles. Por ello es por lo que posiblemente nos ha gustado más.

Al salir del pub hemos escuchado a una señora que parecía estar entrevistando a alguien.

Resulta que era una especie de animadora del evento que, mientras iba llegando el desfile hasta Trafalgar Square (que es donde hemos desayunado), iba matando el tiempo con preguntas al público amenizadas con comentarios divertidos.

Ha sido curioso ver que había gente de todas partes. No solo de España, sino incluso de países de Sudamérica.

 

Nos ha sorprendido muy gratamente que, en ninguna de las calles por las que pasaba, se produjeran tumultos. Todo lo contrario. Había espacio de sobra en las aceras para pasar, por lo que hemos podido caminar desde Trafalgar Square hasta Picadilly Circus para ver pasar el desfile.

 

La parte que más nos ha impactado ha sido la de los gaiteros. Casi se saltaban las lágrimas de la impresión.

Aunque a Pilar le ha encantado también el enorme muñeco hinchable que ha aparecido al comienzo.

 

Deja un comentario