Parecía que todo iba perfectamente bien en el coche y, de nuevo, tras volver a casa ayer desde Palencia, con Pilar al volante, la batería se ha peusto a hacer tonterías.

El panel de salpicadero se ha puesto a hacer tonterías y el cuentakilómetros se ha puesto a cero.

Es como si la batería estuviera gastada, pero sabemos que no porque la cambiamos hace poco.

 

Acabamos de llevar el coche al taller de la última vez, a ver si ellos son capaces de encontrar el problema.

De momento, con la cercanía de las vacaciones de Semana Santa, no me han garantizado que puedan echarle un vistazo.

 

¡ Que haya suerte !

Deja un comentario