Ayer por la tarde nos entregaron al fin el coche pintado.

Dodge Charger recién pintado de negro

Como novedades, ahora las llantas también están pintadas de negro y hemos pedido que nos quiten las molduras de las puertas.

Como suelo decir, me gustan todos los colores si son negro.

Mi hermano dice que ahora sí que es totalmente Fast & Furious.

Así que, en general, el aspecto del coche es aún más monstruoso y malote.

En realidad, quería pintar las llantas de negro para evitar tener que limpiarlas cada dos por tres.

La idea era no llamar la atención, pero creo que estamos consiguiendo lo contrario…

Esta tarde me pasaré por el taller otra vez a ver si es posible instalarle el nuevo CAI (Cold air intake) en poco rato.

Deja un comentario