Acabamos de cruzar el bosque más enorme que hemos visto jamás, donde las nubes y los árboles se mezclaban. El cielo estaba en el bosque o quizás el bosque rozaba el cielo.

Las olas del mar habían arrancado cientos de árboles que yacían en la playa como enormes huesos de un animal prehistórico.

 

Deja un comentario