Desde hace semanas (incluso desde antes de que nos fuéramos a Japón) se oyen unos extraños sonidos en los bajos de nuestro coche.

Al principio pensábamos que se trataría de alguna rótula de dirección, pero esta mañana el ruido era más que notable.

Parecía como si arrastráramos algo debajo del coche…

Pues bien, al aparcar hemos visto que los bajos del coche colgaban y rozaban el suelo.

 

En resumen, ya estamos otra vez con los talleres, las chapuzas y demás.

 

A ver en qué acaba todo esta vez.

 

Actualización de las 22:20

Definitivamente, ya sabemos lo que sucede: nos han robado la pieza del bajo del frontal del coche.

Hemos hecho la denuncia por teléfono, denuncia que, dicho sea de paso, no nos han dado en mano porque hemos llegado 4 minutos tarde a la oficina de denuncias a recogerla. Sí, 4 minutos.

España es, sin duda, un país muy puntual, si se trata de dar servicio a los ciudadanos y si se trata de trabajar.

Mañana tramitaremos los documentos necesarios para intentar que nuestra compañía de seguros corra con los costes de la reparación.

Ahora, toquemos madera.

 

Compartir
Artículo anteriorRONIN
Artículo siguientePRE-NAVIDAD EN JAPÓN. DE TIENDAS (1)

Nos gusta viajar, el cine y la música.
O sea, como todo el mundo… ¿o no?

Deja un comentario