El hijo de la gran puta de Papa Nöel se ha ido colando progresivamente en los hogares españoles, predicando el consumismo y el sobrepeso, con su estupida risa y su traje hortera.
Este año nos ha traído de regalo la muerte de JAMES BROWN, el rey de los reyes de la música, el padrino del soul, el ayatollah del funk, el duque de lo cool.

Descanse en paz, JAMES BROWN.

Que se muera el puto Papa Nöel !

 

 

 

 

Compartir
Artículo anteriorCOOPER, DE CINE
Artículo siguienteOS ECHO DE MENOS
Nos gusta viajar, el cine y la música. O sea, como todo el mundo... ¿o no?

Deja un comentario