Ayer se llevó a cabo una curiosa subasta.

Christie’s, la famosa casa de subastas londinense, subastó la histórica señal del cruce de Wall Street con Broad Street.

Se trata no solo de un icono de Manhattan, sino de un pedazo de historia de Nueva York cuyo valor estimado ya rondaba los 70.000 dólares antes de la subasta.

La vieja señal estuvo plantada cerca de la Bolsa de Nueva York, delante de la antigua sede de J.P. Morgan & Company.

El cruce en el que se encontraba, Broad con Wall, fue escenario de la explosión,el 16 de septiembre de 1920, de una carreta tirada por caballos y cargada de dinamita y placas de hierro, que provocó la muerte de 38 personas así como cientos de heridos. De hecho, algunas marcas de metralla pueden verse claramente en la señal.

Incluso existen fotos del atentado, como ésta:

Foto del atentado (George Grantham Bain Collection)

Y es que son miles las fotos que se han hecho de Nueva York y de Wall Street a lo largo de la historia…

Por cierto, el atentado se atribuyó a anarquistas italianos pero nunca llegó a resolverse…

Según Christie’s, la señal fue colocada a finales del siglo XIX y sustituida poco después de dicho atentado.Foto: AFP

Tras pasar por distintos propietarios, la casa Christie’s consiguió la placa gracias a un vendedor anónimo relacionado con la industria financiera de Londres, que rechazó venderla al Museo de Finanzas de Estados Unidos.

¿Subastarán algún día el toro de Wall Street? 😉

  En Wall Street en la navidad de 2008

Por cierto, en la misma subasta celebrada ayer, otro de los objetos por los que se pudo pujar fue la máquina de escribir de Jack Kerouac, una mochila excedentaria perteneciente al ejército de los Estados Unidos, y un óleo realizado por él mismo.

Parece ser que Kerouac compró la mochila en Nueva York cuando se dirigía a visitar a sus colegas y amigos Allen Ginsberg y Timothy Leary en 1961.

Curioso, ¿no?

Deja un comentario