Hace un rato, a la hora del café, nos hemos acercado a la Casa del Libro, una librería cercana y bien surtida, a ver qué novedades editoriales tenían.

No hemos podido evitar bajar a ver la sección de viajes, una sección tradicionalmente llena de publicaciones grandilocuentes que pretenden convencernos de que los preciosos y recónditos lugares del mundo de los que hablan solo pueden ser descubiertos leyéndoles.

 

El libro que recomienda el New York Times

Portada de la magnífica obra que hará historia en el mundo...Entre toda la montaña de libros sobre viajes, nos ha llamado la atención uno muy voluminoso titulado "1.000 sitios que ver antes de morir: el libro que recomienda el New York Times".

Lógicamente, la curiosidad nos ha hecho avalanzarnos sobre él para indagar sobre su contenido.

La autora es la presunta iluminada Patricia Schultz y, según hemos podido leer en internet, el libro se gestó a lo largo de siete años.

La obra se abre con la cita anónima:

La vida no se mide por el número de veces que respiramos, sino por los lugares e instantes que nos quitan la respiración.

La voluminosa publicación divide el planeta en ocho regiones: Europa, África, Oriente Próximo, Asia, Australia, Nueva Zelanda y Las Islas del Pacífico, Estados Unidos de América y Canadá, Latinoamérica y, por último, el Caribe, Bahamas y Las Bermudas.

En sus 960 páginas, el libro comenta los lugares de visita imprescindible antes de estirar la pata, recogiendo además información sobre hoteles, restaurantes, eventos, distancia que separa cada lugar elegido de las principales ciudades, números de teléfonos y direcciones, precios o la mejor época en la que acudir al destino elegido.

 

¿Por qué no nos gusta?

Hasta aquí, los datos sobre un libro que, en principio, resulta apetecible.

El problema surge cuando toda persona que haya viajado un poco, escudriña el contenido de este infame tocho.

A primera vista se observan notables omisiones. Además, las visitas sugeridas son un compendio de tópicos turísticos a más no poder.

Pero, más allá de su contenido, nos asalta una idea fundamental: ¿qué clase de persona necesita un listado de lugares para visitar antes de morir?

Quizás aquellas personas que no sueñan con visitar determinados lugares, que nunca han tenido ese sueño; quizás aquellas personas para las que viajar es un entretenimiento más. Tal vez  aquellas personas que necesitan sentir que han visitado los cinco continentes y que, por ello, son superiores al resto, más aventureros y decididos, más atrevidos, más especiales.

Podría ser el libro ideal para los que dan la vuelta al mundo y creen ser los únicos en haberlo hecho. El libro ideal para los que se dedican a mirar los mapas de ciudades visitadas de facebook-tripadvisor.

Para todos aquellos que creen ser diferentes y especiales, que sus viajes no son como los del resto cuando en realidad son viajes organizados o copiados al detalle de los que otras personas han hecho antes y han detallado en los foros. Para aquellos que se atreven a decir que conocen un país porque lo han visitado una o dos semanas durante unas vacaciones. Para todos ellos, desde aquí recomendamos encarecidamente esta obra maestra.

Solo pedimos un favor a alguna de esas personas: que tras leer el libro y visitar esos mil lugares, deje constancia de su hazaña en algún blog para las generaciones venideras.

 

Deja un comentario