Llevo semanas pensando en comprar un ebook.

Desde hace semanas, con la enorme cantidad de libros en pdf que hemos ido consiguiendo, estoy planteándome seriamente comprar un ebook.

Al principio era totalmente reacio a esta tecnología pero, viendo la enorme cantidad de libros que voy adquiriendo en pdf, lo incómodo y terriblemente antiecológico que supone imprimirlos, y lo cómodo que es poder acceder a las páginas con un toque del dedo, me va convenciendo este gadget.

Googleando un poco, me he encontrado un interesante artículo sobre ebooks cuyo autor era reticente, como yo, a estos cacharros pero que, al final, ha acabado rindiéndose a su utilidad.

El problema es que el precio es muy elevado para un gadget que no sé si acabaré usando lo suficiente como para asumir su coste y, además hay un verdadero mundo ahí fuera de modelos, prestaciones y limitaciones.

Si encuentro más información sobre los ebooks y me voy animando, quizás acabé escribiendo aquí un artículo sobre ellos.

 

Deja un comentario