Todo protagonista ha de tener su némesis.

Heart Attack Grill. El restaurante del ataque cardiaco

Niños gordos en Estados UnidosAl protagonismo de la comida saludable y las dietas equilibradas parece haberle salido un protestón digno de salir en algún documental.

Justo el mismo día en que el ministerio de sanidad español y los gobiernos autonómicos deciden acordar la retirada o limitación de venta de ciertos alimentos en las escuelas de secundaria, Estados Unidos vuelve a demostrarnos que es un país mucho más libre.

El Grill del Ataque al Corazón

En plena era de lo saludable, lo ecológico y las “operaciones bikini”, un empresario de Arizona ha abierto un negocio que en Europa sería un suicidio comercial: un restaurante de comida rápida en el que se enorgullecen de preparar sus platos con toda la grasa posible.

Semejante negocio no podía tener un nombre anodino. Se llama “Heart Attack Grill(“El Grill del Ataque al Corazón“) y a la vista de la carta de comidas, es bastante probable que sus clientes sufran un infarto en pocas visitas al local.

¿Qué pensará Peter Travers de este negocio?. Cartel de "Supersize Me"Siguiendo con su irónico enfoque empresarial, las hamburguesas que pueden degustarse en este restaurante reciben el nombre de simple, doble, triple y cuádruple bypass.

Precisamente su bocadillo estrella, la Quadruple Bypass Burger, es el orgullo del local.
Se trata de un monstruoso bocadillo que incluye cuatro filetes de carne picada que pesan casi un kilo, intercalados con lonchas de queso y cebolla, y coronado con bacon frito, que ostenta el récord de suministrar 8.000 calorías al insensato que se lo zampe, es decir, el equivalente a tres días de calorías necesarias para el organismo humano.

El restaurante parece un hospital

Este negocio practica un estilo de marketing que no sabemos si denominarlo “solidario”, pues además ofrece comida gratis a las personas de más de 350 libras de peso (158 kilos) que se acerquen a comer allí.

Otra cosa curiosa es que, en este sitio, las camareras van vestidas de enfermeras, lo que ha provocado que reciban amenazas de demanda judicial por parte del Consejo de la Profesión de Enfermeras de Arizona, que temen que los clientes puedan pensar que son verdaderamente enfermeras.

Además, a los comensales se les viste con una bata, como si estuvieran en un hospital.

El dueño del negocio reconoce que todo esto es una enorme broma.

Si decides pasarte por allí, has de saber que por 11 dólares podrás disfrutar un menú que, además de las consabidas hamburguesas hipercalóricas, incluye un paquete de cigarrillos sin filtro, y un plato de patatas fritas cocinadas en grasa pura (según reza la publicidad).

Pero no solo de grasa vive el americano. También pueden degustarse bebidas hipercalóricas, como la Jolt Cola, extraordinariamente saturada de azúcar.

¿Un sabor por el que merece la pena morir? quizás (al menos así reza el eslogan publicitario de esta hamburguesería…)

 

Actualización del 18 de agosto de 2015:

Desde hace algunos años, este restaurante no se encuentra situado en su ubicación original (6185 W Chandler Blvd, Chandler, Arizona 85226) sino en Las Vegas (450 Fremont St #130, Las Vegas, Nevada 89101).

Deja un comentario